Quesillo paso a paso en imágenes

Quesillo paso a paso

Ingredientes:

2 tazas de azúcar

1 lata de leche condensada (250g)

1 lata (misma medida de la leche condensada) de leche líquida entera (250g)

8 huevos enteros

1 cucharadita de vainilla (opcional)

Preparación:

Para comenzar se prepara el caramelo agregando en una olla pequeña las 2 tazas de azúcar y llevándola a fuego alto. Es importante remover constantemente. El azúcar se irá enturronando y poco a poco irá cambiando de color hasta tornarse en un líquido burbujeante, espeso y oscuro. Una vez que esté listo el caramelo, se pasa cuidadosamente a la quesillera y con ayuda de unas manoplas o paños de cocina se remueve poco a poco ayudando al caramelo a cubrir completamente el fondo y las paredes de la quesillera. Podemos esperar un poco a que se enfríe, un par de minutos, para que se haga más espeso el caramelo y dar una segunda vuelta para que la capa de caramelo de las paredes sea más gruesa.

Por otro lado, en la licuadora, agregar la lata de leche condensada, la misma medida de esa lata en leche líquida entera y los 8 huevos. Recomendamos verter en este orden porque la leche condensada es más espesa y así será más fácil que se integren los ingredientes. Podemos agregar la cucharadita de vainilla aunque esto no es indispensable. Licuar a velocidad media hasta que los ingredientes se integren por completo y verter todo el contenido en la quesillera.

Se puede utilizar la tapa de la quesillera para cubrirla, aunque hay quienes prefieren cubrir la superficie con papel de plata o papel aluminio. Se pone la quesillera en baño de maría (es decir, dentro de una olla con agua hirviendo de manera que quede flotando la quesillera) y se deja tapada durante unos 45 minutos aproximadamente. Esto es como las tartas, el tiempo depende de varios factores, así que lo más conveniente es ir verificando a la media hora y luego cada 10 o 15 minutos. Introducimos un cuchillo por los bordes o el centro del quesillo y vamos verificando la textura. Al igual que con las tartas, estará listo cuando al introducir el cuchillo en el centro éste salga sin residuos.

Dejar enfriar y desmoldar cuidadosamente en una fuente o envase hondo para evitar que se derrame el caramelo. Llevar a la nevera para refrigerar mientras se nos hace agua la boca esperando.

Notas:

  • Recuerden que el caramelo parece algo muy sencillo pero realmente es algo muy delicado que puede llegar a hacer quemaduras graves en la piel. Hay que tratarlo con mucho respeto y utilizar, preferiblemente, manoplas de cocina. No es ningún juego, cuando estés trabajando con caramelo no permitas ningún tipo de distracciones ni niños cerca.
  • Para un quesillo cremoso y compacto hay que hacer el baño de maría a fuego bajo. Para un quesillo con huecos hay que batir durante más tiempo en la licuadora y hacer el baño de maría con fuego alto.